Sistema de Gestión Ambiental de la UMA
Huerto Docente
Rétame
Actividades
Apicultura 2020
Islas Verdes
Club Aula Verde

Según la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático el objetivo último de la presente Convención y de todo instrumento jurídico conexo que adopte la Conferencia de las Partes, es lograr, de conformidad con las disposiciones pertinentes de la Convención, la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático. Ese nivel debería lograrse en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible.

En la Universidad de Málaga, a través del Vicerrectorado de Smart-Campus, tenemos esta normativa como punto de partida y, con la herramienta que supone el Sistema de Gestión Ambiental (SGA), hemos decidido implementarlo en la Universidad de Málaga (UMA) teniendo en cuenta además múltiples factores, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente o el diseño de nuestras ciudades.

La Universidad de Málaga posee un plan de objetivos que abarcan la totalidad de áreas de gestión ambiental: urbanismo y biodiversidad, movilidad, residuos, agua, energía y economía verde. Los objetivos de la Universidad de Málaga son: Utilización eficiente de los recursos naturales y energéticos; Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), Plan de movilidad sostenible; Gestión sostenible de las zonas verdes; Reducción, reutilización y reciclaje de los residuos; Garantizar modelos de consumo y producción sostenible; Información, formación y sensibilización ambiental y, por último, Dirigir la actividad docente, investigadora y la transferencia de tecnología hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Inmersos en este contexto y poniendo en relieve el tinte global de este fenómeno, las universidades públicas tienen la obligación la responsabilidad de poner toda su estructura en el lugar que busca ser parte de las propuestas encaminadas a las soluciones. La investigación, la docencia y la transferencia de conocimiento son un punto de anclaje de vital relevancia para la concienciación y sensibilización con el medio ambiente. Desde el Vicerrectorado de Smart-Campus tenemos en el cambio climático una línea de trabajo que marca nuestro presente y nuestro futuro. Por ello, a través del plan de objetivos definimos las metas que queremos alcanzar mediante acciones como el Programa de Actividades Ambientales de la Universidad de Málaga. En este programa, aprobado por la Comisión de Actividades Ambientales de la UMA, toda la Comunidad Universitaria, así como cualquier persona, organización o empresa, puede encontrar un lugar de aprendizaje y debate sobre la mitigación y adaptación al cambio climático y cómo buscar medidas o soluciones a este fenómeno.

En noviembre de 2017 celebramos ECO4CLIM17, un evento en el que se presentaron proyectos de ecoemprendedores y que tuvo un intenso debate entre profesionales con un perfil multidisciplinar. Asimismo, en abril llevamos a cabo la primera edición de los Climatones Jóvenes Ecoemprendedores. Consistió en un formato innovador en el que los jóvenes de la Universidad de Málaga, de formaciones muy diversas (Economía, Derecho, Comunicación, Ingeniería, etc), recibieron formación intensiva mediante el método Green Businness Canvas y buscaron soluciones empresariales al cambio climático. El desarrollo de las ideas estuvo tutorizado en todo momento y finalmente fueron sometidas a la valoración de un jurado experto en el Foro Greencities, poniendo la dirección en la óptica del ODS número 13: Acción por el clima.

En el Vicerrectorado de Smart-Campus trabajamos a diario para dar cobertura desde nuestra posición como institución pública a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que marca la Agenda 2030. Tenemos a nuestro alcance soluciones viables para que los países puedan tener una actividad económica más sostenible y más respetuosa con el medio ambiente.

Las personas viven en su propia piel las consecuencias del cambio climático, que incluyen cambios en los patrones del tiempo, el aumento del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos más extremos. Las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por las actividades humanas hacen que esta amenaza aumente. De hecho, las emisiones nunca habían sido tan altas. Si no actuamos, la temperatura media de la superficie del mundo podría aumentar unos 3 grados centígrados este siglo y en algunas zonas del planeta podría ser todavía peor. Las personas más pobres y vulnerables serán los más perjudicados.

El cambio de actitudes se acelera a medida que más personas están recurriendo a la energía renovable y a otras soluciones para reducir las emisiones. Pero el cambio climático es un reto global que no respeta las fronteras nacionales. Las emisiones en un punto del planeta afectan a otros lugares lejanos. Es un problema que requiere que la comunidad internacional trabaje de forma coordinada y precisa para que los países en desarrollo avancen hacia una economía baja en carbono. Los países están trabajando para adoptar un acuerdo global en París con el objetivo de luchar contra el cambio climático.

0
0
0
s2sdefault